La promesa de Dios de luchar por su pueblo por: Pr. Jorge Escobar

El Señor tu Dios, que va delante de ti, peleará por ti, conforme a todo lo que hizo por ti en Egipto ante tus ojos. . . Nadie podrá estar delante de ti en todos los días de tu vida; como estuve con Moisés, estaré contigo. No te dejaré ni te desampararé. (Deu_1: 30 y Jos_1: 5)
Las promesas de Dios habían garantizado que Israel sería liberado de la esclavitud en Egipto. Aquí, Dios promete luchar por su pueblo, asegurándoles la victoria en la batalla al entrar en la Tierra Prometida.
Habría muchas batallas cuando el pueblo de Dios entrara a la tierra. Las naciones impías se opondrían persistentemente a ellos. Moisés, como portavoz de Dios, expresa el compromiso del Señor de luchar por Israel. “El SEÑOR tu Dios, que va delante de ti, peleará por ti”. El Señor había hecho maravillas por Israel al sacarlos de Egipto. Ahora, Moisés les asegura que Dios actuará de nuevo a favor de ellos “conforme a todo lo que hizo por ustedes en Egipto ante sus ojos”.
Más tarde, el Señor mismo le aseguró a Josué una verdad similar. “Nadie podrá estar delante de ti en todos los días de tu vida”. Muchos intentarían ir contra el pueblo de Dios bajo el liderazgo de Josué. Sin embargo, Dios le prometió a Josué la misma fidelidad de la que había disfrutado Moisés. “Como estuve con Moisés, estaré contigo”. Luego, el Señor agregó las últimas palabras de consuelo. “No te dejaré ni te desampararé”. Ante la certeza de las batallas, nada más grande que tener a Dios comprometido a estar siempre presente para luchar contra el enemigo. El informe de la batalla en una región de la Tierra Prometida dio testimonio de las promesas fieles de Dios. “Todos estos reyes y su tierra Josué tomó de una vez, porque el SEÑOR Dios de Israel peleaba por Israel” (Josué. 10:42).
También estamos comprometidos en la guerra, la guerra espiritual. “Por tanto, debes soportar las dificultades como buen soldado de Jesucristo” (2 Timoteo 2: 3). Como soldados espirituales, debemos usar armas espirituales. “Porque aunque andamos en la carne, no combatimos según la carne. Porque las armas de nuestra guerra no son carnales, sino poderosas en Dios para derribar fortalezas” (2 Corintios 10: 3-4).
Las promesas de Dios son parte de nuestro armamento espiritual. Pablo salió victorioso en la batalla por las promesas de Dios. “No temas, habla y no te calles, porque yo estoy contigo, y nadie te atacará para lastimarte… Y estuvo allí un año y seis meses, enseñando la palabra de Dios entre ellos. “(Hechos 18: 9-11).
Querido Señor, las batallas son intensas y duras con tanta frecuencia en mi vida. Te agradezco tus promesas de luchar por mí. Descanso en Tu presencia en mi vida aquí en medio de este campo de batalla llamado tierra, Amén.

Pr. Jorge Escobar

What's your reaction?
0cool0bad0lol0sad

Escribe Tu Comentario

Somos Logos Fm 104.9 una radio 100% cristiana de la ciudad de San Pedro Sula, Honduras. Siendo una radio dinámica con la característica de interactuar en la mayoría de sus programas con nuestros oyentes.
Instala Nuestra Aplicación Gratis:

Host504 © 2021. All rights reserved.

Host504 © 2021. All rights reserved.