No te olvides de la regla de oro. Por Yessel Portillo

«Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas «. Mateo 7:12
Todo aquello que queremos que los demás hagan con nosotros, primero debemos hacerlo para con ellos. La regla de oro, es una norma, una forma como los seres humanos y en especial, los cristianos deberíamos actuar. Debemos hacer con los demás, lo que nos gustaría que los demás hicieran con nosotros.
El corazón humano es inherentemente egoísta. Incluso nuestros actos más desinteresados provienen del deseo de sentirnos bien con nosotros mismos y lucir bien ante los demás. Si bien las personas pueden parecer desinteresadas, el motivo más profundo del corazón humano no es ayudar a los demás, sino ayudar a nuestra propia imagen y autoestima. Dios ve el corazón y conoce sus verdaderos motivos (Mateo 7:11; Jeremías 17: 9), por lo que cuando Jesús le dice a la gente que trate a los demás como les gustaría ser tratados, está hablando directamente con los sentimientos más profundos del corazón y enfrentando su maldad.
¿Buscamos naturalmente hacer el bien a nuestros semejantes, de manera completamente desinteresada?
Este mandato de amar hace que el cristianismo sea único en comparación con cualquier otro sistema religioso. De hecho, la Biblia es tan radical en su mandato de amar proactivamente que a los cristianos se les dice que amen incluso a sus enemigos, algo que simplemente no existe en ninguna otra religión mundial (Mateo 5: 43-44; cf. Éxodo 23: 4- 5).

La marca de un verdadero cristiano es este tipo de amor desinteresado (Juan 13:35). El Espíritu de amor de Dios está vivo en la persona que ama de esta manera desinteresada y sobrenatural, y la presencia de ese Espíritu es evidencia de la salvación de un cristiano. 1 Juan 3: 16-18 lo aclara: “En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros. Así también nosotros debemos entregar la vida por nuestros hermanos. Si alguien que posee bienes materiales ve que su hermano está pasando necesidad, y no tiene compasión de él, ¿cómo se puede decir que el amor de Dios habita en él? Queridos hijos, no amemos de palabra ni de labios para afuera, sino con hechos y de verdad.”
Aprendamos a amar y a dar a los demás lo que queremos recibir.

«Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas «. Mateo 7:12
Todo aquello que queremos que los demás hagan con nosotros, primero debemos hacerlo para con ellos. La regla de oro, es una norma, una forma como los seres humanos y en especial, los cristianos deberíamos actuar. Debemos hacer con los demás, lo que nos gustaría que los demás hicieran con nosotros.
El corazón humano es inherentemente egoísta. Incluso nuestros actos más desinteresados provienen del deseo de sentirnos bien con nosotros mismos y lucir bien ante los demás. Si bien las personas pueden parecer desinteresadas, el motivo más profundo del corazón humano no es ayudar a los demás, sino ayudar a nuestra propia imagen y autoestima. Dios ve el corazón y conoce sus verdaderos motivos (Mateo 7:11; Jeremías 17: 9), por lo que cuando Jesús le dice a la gente que trate a los demás como les gustaría ser tratados, está hablando directamente con los sentimientos más profundos del corazón y enfrentando su maldad.
¿Buscamos naturalmente hacer el bien a nuestros semejantes, de manera completamente desinteresada?
Este mandato de amar hace que el cristianismo sea único en comparación con cualquier otro sistema religioso. De hecho, la Biblia es tan radical en su mandato de amar proactivamente que a los cristianos se les dice que amen incluso a sus enemigos, algo que simplemente no existe en ninguna otra religión mundial (Mateo 5: 43-44; cf. Éxodo 23: 4- 5).

La marca de un verdadero cristiano es este tipo de amor desinteresado (Juan 13:35). El Espíritu de amor de Dios está vivo en la persona que ama de esta manera desinteresada y sobrenatural, y la presencia de ese Espíritu es evidencia de la salvación de un cristiano. 1 Juan 3: 16-18 lo aclara: “En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros. Así también nosotros debemos entregar la vida por nuestros hermanos. Si alguien que posee bienes materiales ve que su hermano está pasando necesidad, y no tiene compasión de él, ¿cómo se puede decir que el amor de Dios habita en él? Queridos hijos, no amemos de palabra ni de labios para afuera, sino con hechos y de verdad.”
Aprendamos a amar y a dar a los demás lo que queremos recibir.

¿Fue de Bendición para tu Vida?
0cool0bad0lol0sad

Escribe Tu Comentario

Somos Logos Fm 104.9 una radio 100% cristiana de la ciudad de San Pedro Sula, Honduras. Siendo una radio dinámica con la característica de interactuar en la mayoría de sus programas con nuestros oyentes.
Instala Nuestra Aplicación Gratis:

Host504 © 2021. All rights reserved.

Host504 © 2021. All rights reserved.