NUESTRA NECESIDAD DE DIOS EN TODO TIEMPO. POR SISSY ROSEMBROCK

Amigos y amigas, existe un hermoso poema en la Biblia conocido como el Salmo 42 que expresa de manera muy sublime nuestra ferviente necesidad de Dios.

“Así como un venado sediento
desea el agua de un arroyo,
así también yo, Dios mío,
busco estar cerca de ti.
Tú eres el Dios de la vida,
y anhelo estar contigo.”

En este poema somos comparados a un cervatillo que se acerca desesperadamente a corrientes de aguas cristalinas para saciar su sed.
Tal cual es nuestra alma: (compuesta por nuestro intelecto, nuestros pensamientos, nuestra voluntad, nuestras emociones, nuestros sentimientos). Necesitan de manera permanente y urgente saciarse del AGUA VIVA.

El término AGUA VIVA se refiere a un manantial, que es una fuente o vertiente natural de agua que brota de la tierra de forma constante.
Por eso JESÚS le dijo a la mujer samaritana ( y también a nosotros) YO SOY EL AGUA VIVA… “Yo ofrezco un agua que se convertirá en un manantial dentro de ti que da vida por toda la eternidad. Nunca más tendrás sed.” Juan 4:13 (The Voice Bible).

El Salmo citado (versión The Voice Bible), continúa diciendo: “Anhelo al verdadero Dios que vive, porque al estar con Él puedo sentir su consuelo en los momentos en que me siento abrumado por mi pena y mi dolor.”
En este poema el salmista expresa estar alterado y con sus emociones perturbadas y que su único consuelo es esperar en DIOS, alabarle y aguardar con seguridad y confianza su salvación. [¡Pero no hay razón para que me inquiete! ¡No hay razón para que me preocupe! ¡Pondré mi confianza en Dios mi salvador! ¡Sólo a él alabaré!] (vs. 5 TLA)

Amigos (as) sólo una alma llena de DIOS, puede expresar esta confianza en la hora más oscura, sólo alguien que ha pasado tiempo tomando del AGUA VIVA puede declararse a sí mismo y a otros en medio de las circunstancias cotidianas de la vida que no hay razón para inquietarse porque tenemos un DIOS y UN SALVADOR que ya ganó esas batallas por nosotros.

Ruego al PADRE: que cuando las sombras de la noche lleguen a nosotros en forma de desesperanza podamos como ese cervatillo correr al MANANTIAL DE VIDA, y tomar de él, ruego para que la presencia tranquilizadora del ETERNO venga a nuestra alma como un arrullo, y entonces de nosotros mane una melodía de oración al DIOS verdadero declarando nuestra confianza en Él.

What's your reaction?
0cool0bad0lol0sad