SABER ESCUCHAR, ES SABER HABLAR. Por Kike Sánchez

¿Alguna vez han pensado en la importancia de saber escuchar y saber hablar?
En una conferencia de Manuel Campo Vidal, experto en pedagogía. Su maestría es el arte de comunicar. De su exposición me quedé con varias ideas, pero una me pareció muy interesante y relevante. Dijo: “En España se nos enseña en la escuela a leer y a escribir, pero no se nos enseña a escuchar, ni tampoco a hablar”. Me pareció atinada esta reflexión. Lo triste es que no todos aprovechan las lecciones sobre el leer y el escribir. Pero si además no hay una habilidad en la escucha ni en el habla, la cosa se complica mucho. El arte de la oratoria, de saber exponer, y también el arte de la escucha activa, son esenciales para cualquier profesión.
Por ejemplo, un entrevistador que no escucha, por estar pensando en la próxima pregunta, capaz que la respuesta no tiene nada que ver con su pregunta, pero ni cuenta se dio.

Así que, sí, saber escuchar es una maestría. Y también lo es saberse expresar. No son dones. Como todo, son habilidades que requieren un cultivo, un trabajo, una ejercitación perseverante, consciente y activa.
Si nuestros líderes, supieran de verdad escuchar y hablar (no me refiero a hablar otros idiomas, el inglés, por ejemplo, que nos haría ganar enormes puntos y sumar así el mismo mensaje en las nuevas generaciones) evitaríamos el desastre de la permanente falta de diálogo y confrontación entre las diferentes opciones.
Oír y escuchar son dos actitudes distintas. Se oyen muchas cosas, pero se escucha poco. Cuando oímos no prestamos una atención profunda, sino que simplemente captamos la sucesión de sonidos que se produce a nuestro alrededor. Mientras que cuando escuchamos nuestra atención va dirigida hacia algún sonido o mensaje específico, es decir, existe una intencionalidad, encontrándose todos nuestros sentidos enfocados a lo que estamos recibiendo.

“La palabra es el arma más poderosa” dijo Raimundo Lulio. Quién habla bien, quien es un buen orador, invita al otro a orar, a conectarse consigo mismo, a escuchar también su propia voz. De ahí la importancia de saber hablar. Pero para ello, antes es esencial saber escuchar. Escuchar para hablar bien. Hablar bien para llegar al alma del otro.

Mis queridos hermanos, tengan presente esto: Todos deben estar listos para escuchar, y ser lentos para hablar y para enojarse. Santiago 1:19
¡Un abrazo fuerte!
-Kike Sánchez.

What's your reaction?
0cool0bad0lol0sad

Escribe Tu Comentario

Somos Logos Fm 104.9 una radio 100% cristiana de la ciudad de San Pedro Sula, Honduras. Siendo una radio dinámica con la característica de interactuar en la mayoría de sus programas con nuestros oyentes.
Instala Nuestra Aplicación Gratis:

Host504 © 2021. All rights reserved.

Host504 © 2021. All rights reserved.